Horizontum - Finanzas y Cultura
Rumbo a las Aulas Rumbo a las Aulas
Durante estos largos meses de encierro, ocasionados por la pandemia de Covid-19, los que más se han visto afectados son los niños. La educación... Rumbo a las Aulas

Durante estos largos meses de encierro, ocasionados por la pandemia de Covid-19, los que más se han visto afectados son los niños. La educación no fue considerada una “actividad esencial” y este hecho los ha puesto en desprotección, vulnerables a situaciones de desnutrición, depresión y violencia familiar. Así mismo se ha visto prolongado el regreso a las aulas.

Desde finales de marzo de 2020 las escuelas cerraron sus puertas por un periodo indefinido. Los estudiantes de todos los niveles educativos concluyeron los ciclos que cursaban e iniciaron los siguientes sin haber puesto un pie en la escuela, de nuevo. Hoy, después de más de un año de no asistir a las aulas, se ve la luz al final del túnel y ese periodo de tomar clases en casa parece por fin terminar, pero ¿estarán las escuelas en las condiciones idóneas para retomar las actividades académicas?

Al respecto, HORIZONTUM habló en exclusiva con David Calderón, Presidente Ejecutivo de Mexicanos Primero, sobre su percepción sobre las condiciones actuales de la educación en México.

¿Cómo consideras el regreso de los niños y las niñas a las aulas en este momento?

Las aulas estuvieron cerradas por 14 meses, y en ese tiempo no se realizaron trabajos de mantenimiento ni se hicieron las adecuaciones necesarias para su reapertura. Así que en 14 días se apresuraron las labores, que habían sido postergadas, para tener listo el regreso a clases. La vuelta a las aulas debería ser progresiva, y sobre todo, requiere de una gran participación de la comunidad. En esta ocasión, sólo se limitó a consultar con las familias si querían que sus hijos volvieran a las aulas. Sin embargo, en muchos casos el personal docente de la escuela no estaba a favor del regreso, a pesar de que ya había sido vacunado. Los profesores estaban preocupados por posibles contagios, por la falta de suministros y porque se tenían que haber llevado a cabo las adecuaciones pertinentes en la infraestructura de los planteles. En lugares donde se ha podido llevar a cabo este regreso a clases de manera gradual, como en Jalisco, ciertamente la experiencia ha sido muy positiva.

Retornar a las aulas sí es muy importante, ya que la asistencia presencial supera en mucho a lo que se puede lograr con la educación a distancia, sobre todo en nuestro país. En todo el mundo se ha demostrado que este periodo de educación a distancia, incluso en países muy desarrollados, ha afectado considerablemente el nivel de aprendizaje. Por nuestra parte, llevamos a cabo una investigación de campo con más de 2 mil familias y sus hijos estudiantes, mediante pruebas realizadas directamente en los hogares, y el resultado de es que no se están alcanzando los objetivos de aprendizaje básico que corresponderían a su edad y grado escolar.

En resumen, sí es necesario regresar a las aulas, pero no de la forma en que se está haciendo. El proceso debería ser gradual, y lo primero sería mantener abiertas las escuelas a decisión voluntaria de las familias, como se hizo en Jalisco. Se podría empezar con asesorías individualizadas, para después seguir con grupos pequeños de cinco o seis estudiantes. Las escuelas deberían permanecer abiertas, con las computadoras y el internet a disponibilidad de los alumnos, y la posibilidad de brindarles el apoyo necesario para solucionar dudas, así como promover encuentros de pequeños grupos para que se vayan identificando. Podrían utilizarse los espacios abiertos para actividades lúdicas que ayuden a lograr una apertura gradualmente más en forma para comenzar el siguiente ciclo escolar, y éste sea exitoso.

Regreso a clases

¿Crees que al abrir las escuelas en este momento exista un riesgo para los niños, los papás y los maestros?

No, no lo creo. Los semáforos epidemiológicos establecidos por las autoridades son una medida basada principalmente en la población adulta. Éstos se definen de acuerdo al número de casos confirmados y a la ocupación hospitalaria por Covid-19, pero esto rara vez tiene que ver los niños. Entonces, si hay un lugar seguro para los niños es la escuela, mucho más que los mercados o supermercados, lugares a los que ya tienen acceso. En las fiestas infantiles y las reuniones familiares, a las que ya acuden, no todos los adultos están vacunados. A mi juicio, el Gobierno Federal sigue cometiendo errores al establecer el semáforo verde como una condición para regresar a las aulas. La educación debió haber sido considerada como “actividad esencial” y debió contar con recursos adicionales de fondos federales para que las escuelas hubieran estado listas y en condiciones mucho tiempo antes, como ha ocurrido en los países donde el regreso a clases ya se ha llevado a cabo de manera exitosa, como Uruguay o Chile. Insisto en que es más peligroso que sigan llevando a cabo actividades que nunca han abandonado y que son de mayor riesgo.

En los recientes casos de contagios en niños, que se han presentado en la Ciudad de México, y que nuevamente han ocasionado el cierre de escuelas, los niños no se contagiaron en la escuela, habría sido prácticamente imposible. El periodo de incubación de la Covid-19 es de hasta 14 días. Por lo tanto, los niños se contagiaron en otro lugar y llegaron contagiados a la escuela, a pesar de que los protocolos de detección en las escuelas son efectivos. Sin embargo, no considero que por esos casos aislados fuera necesario cerrar de golpe todas las escuelas. Debemos tener un modelo de “escuela abierta” pero no en clases. En este concepto de “regreso a clases” es donde considero que radica el malentendido fundamental. Debería ser “regresar a actividades presenciales”, es decir, actividades de aprendizaje, pero no bajo el modelo de escuela que se tenía hace dos años en cuanto a estructura y funcionamiento, eso es un error. La escuela debe ser considerada como un centro de aprendizaje y debe permanecer abierta.

Para los niños es más peligrosa la calle, incluso la casa, donde se presentan las situaciones de falta de actividad física, mala alimentación, desnutrición, depresión, maltrato, reclutamiento al crimen, embarazos adolescentes, etc. Manteniendo las escuelas abiertas, gran cantidad de males –los cuales han crecido con esta pandemia– comenzarían a disminuir. De ninguna manera considero que reabrir las escuelas sea un peligro, más bien habría que diseñar una alternativa eficiente para esta etapa intermedia, donde el ciclo escolar está concluyendo pero aún se llevan a cabo algunas actividades de aprendizaje.

Regreso a clases

¿Consideras que las escuelas cuentan con los recursos económicos necesarios para seguir los protocolos de seguridad sanitaria?

Una parte muy importante de los planteles educativos no cuenta con los recursos. Al menos una de cada cinco escuelas no tiene suministro regular de agua, o no lo tiene en absoluto. Esto no fue a raíz de la pandemia, es un rezago de injusticia e irregularidades de carácter histórico. Se debió tener la perspicacia y la disposición para aprovechar la oportunidad del cierre de escuelas para en ese tiempo solucionar todas esas deficiencias, en lugar de invertir en refinerías, aeropuertos y obras de infraestructura. En lugar de incrementar la pensión gubernamental a personas de la tercera edad y de repartir becas a diestra y siniestra, se debió invertir en contar con “escuelas abiertas”. Esto ha sido una gran injusticia para los niños, no se pensó en ellos porque no votan y los abuelitos sí.

Ese mecanismo de subsidio permanente para todos los posibles integrantes de una familia, ocasiona que, cuando examinas el presupuesto educativo de los últimos dos años, te das cuenta que éste se ha reducido en todos los rubros y lo único que ha crecido desmesuradamente son las becas. Entonces el modelo de desarrollo que se tiene es que en lugar de que las personas crezcan por sí mismas en sus capacidades, para encontrar alternativas de progreso para su propio beneficio, pasan a ser atenidos y conformistas. Por lo tanto, al llegar a la edad adulta siguen siendo dependientes económicos bajo un modelo de repartición de dinero. A mi juicio, éste es el error más grande que está cometiendo el gobierno.

En muchas escuelas los protocolos fueron diseñados conjuntamente con la comunidad y ya se han hecho las adecuaciones y ajustes necesarios, pero en la Secretaría de Educación Pública falta la capacidad técnica, y hasta el personal, para poderlo evaluar. Cambia mucho la situación en cada estado, pero se sabe de experiencias muy positivas en Sinaloa, en Guanajuato y en mismo Jalisco —que yo considero tendría que ser el modelo a seguir en todo el país. En cambio hay situaciones muy complicadas aquí, en la Ciudad de México, en Nuevo León, en Veracruz, etc. ¡Tabasco es un desastre!

Regreso a clases

Algunos directores de escuela se aplicaron y adoptaron protocolos que obtuvieron de las propias recomendaciones del IMSS –no de la SEP– y de escuelas particulares, los cuales han funcionado bien. Hay ejemplos muy tangibles en la misma Ciudad de México, de escuelas en Milpa Alta, que están funcionando. Hay escuelas secundarias técnicas que están recibiendo 150 alumnos diarios y no ha habido contagios. En cambio, hay enormes escuelas en la Alcaldía Benito Juárez que permanecen cerradas, aun cuando podrían tener mucho mejores condiciones, pero en éstas prevaleció la idea de “¿verdad que no quieren regresar?”. Son escuelas en las que la consulta misma fue antecedida por un plan de convencimiento a las familias de que no era el momento, que por unas cuantas jornadas no valía la pena y que era preferible esperar hasta agosto.

¿Crees que de haber pospuesto el regreso a las aulas al 7 de junio, un día después de las elecciones intermedias, para el siguiente ciclo escolar cambiaría algo?

El hecho de haber pospuesto el regreso a clases, posiblemente hará que el problema vuelva a surgir para entonces. Espero que haya un cambio, pero se tiene que llevar a cabo una ardua labor para ello, desde presionar con los medios de comunicación, hasta trabajar estrechamente con autoridades locales, con los maestros y las familias. Se les debe platicar sobre la experiencia de Jalisco y su sistema mixto, que ha dado resultados positivos con su forma intermedia. Esto podría favorecer una apertura exitosa en agosto.

Creo que si se hace tal como se ha venido haciendo hasta ahora, tampoco en agosto será posible volver a las aulas. Se tiene poco tiempo, y es necesario transmitir ese sentido de urgencia y de corresponsabilidad. También resulta muy fácil e irresponsable dejárselo todo a las autoridades, que ya de por sí están rebasadas y con presupuestos bastante recortados, esto sin contar con que no tienen experiencia sobre cómo manejar esta nueva realidad. Se observa muy poco lo que se está haciendo en otros países, pudiendo aprender y sacar provecho de sus experiencias.

Al haber atrasado artificialmente la fecha de regreso, ahora resulta apresurada la decisión de regresar a las clases con tan poco tiempo de planeación. Se tuvo una visión muy triunfalista sobre lo que se estaba logrando con “Aprende en Casa” como estrategia, por lo que entonces la SEP se convirtió en productora televisiva y consideró que podría ser una alternativa real. El hecho es que no lo es, nunca cien minutos de televisión van a sustituir cuatro horas de clases presenciales. Si ya, de por sí, sabemos que una clase de sólo exposición en forma presencial es mala, seguir con este plan de sólo transmitir contenidos, los cuales son recibidos individualmente, ha acrecentado las brechas en la calidad de la educación.

Regreso a clases

Las escuelas privadas tampoco fueron muy creativas, pero al menos en ellas, los alumnos —los privilegiados en esta sociedad— tuvieron la oportunidad de seguir aprendiendo con su maestro, quien les conoce y les puede resolver dudas, además de que cuentan con la compañía de los otros compañeros del grupo. En este caso, existe presión por parte de los padres, se les pueden poner ejemplos, hay posibilidades de preguntarle a un compañero cómo hizo esto o aquello. En cambio, haberlo dejado a la televisión fue muy mala opción, aunque tal vez era la única disponible los primeros meses, pero la recomendación de ir avanzando a otras alternativas cayó en oídos sordos.

¿Hubo privilegios para las escuelas privadas sobre las públicas?

¡Por supuesto! La brecha va a hacerse cada vez más grande si no se toman acciones decididas en el nivel público. En este tema, ningún país del mundo sale bien librado. Por eso justamente nos producía mucha rabia, el escuchar a personas, como el Ministro de Educación de Estonia —un país que desde hace nueve años tiene red digital gratuita garantizada en todo el país y que cada niño en promedio tiene tres dispositivos a su alcance—, que en una reunión internacional decía “hemos fracasado” y por otro lado escuchar a las autoridades mexicanas diciendo que estábamos mejor que nunca. Esa falta de autocrítica y esa falta de sentido de realidad es muy peligrosa, porque en el fondo cristaliza el privilegio de los pocos que tienen otras alternativas y deja indefensos a quienes de por sí ya tenían muy poco.

El saqueo del presupuesto educativo es gravísimo; el hecho de que no se clasifique como robo, porque los recursos no se los lleva el sindicato, no lo hace más honesto. Se tomaron los recursos del sector educativo para destinarlos a otros rubros de la vida social. En cuanto a los niños que estudian en escuela privada —lo cual no es ninguna culpa el tener ese privilegio—, qué bueno que lo tengan y que lo aprovechen, pero sí es una situación muy preocupante para nuestra sociedad.

Si ya existían grandes diferencias en cuanto a oportunidades, éstas serán mucho mayores en algunos años. Cuando los chicos, que ahora estudian en escuelas públicas, lleguen a ser universitarios tendrán menores posibilidades de aspirar a una beca en el extranjero, si nunca siquiera tuvieron una clase decente de inglés. Por más limitada que sea la educación privada, hay alumnos que habrán tenido 6, 9 ó 12 años de cursos de inglés, y contarán con más altas posibilidades de obtener una beca para estudiar en otro país o simplemente para poder leer los textos en inglés propios de su carrera. Mientras que los alumnos que no hayan tenido esa misma posibilidad quedarán marginados.

Hablando de recursos ¿qué opinión tienes en relación al recorte del presupuesto para educación?

Lo considero un suicidio social. Todos tenemos que volvernos activistas para defender esos fondos porque —como he dicho— los niños no votan, no queman camiones, no firman decretos, no hacen pactos. Hay familias que se encuentran en una situación tan penosa de subsistencia, que muchos si acaso podrán dedicarle unos diez minutos a pensar en la educación de sus hijos, mientras el resto del día lo destinan a resolver sus necesidades más inmediatas. El compromiso de una sociedad progresista debería ser que la educación pública —del gobierno— no sea educación para pobres, sino para todos.

Regreso a clases

Como ejemplo muy concreto y sumamente indignante, tenemos que a los maestros se les dio un aumento salarial de 3.4% y fueron vacunados. Básicamente, eso es todo lo que el Gobierno Federal ha hecho por ellos este año. Los fondos disponibles para la formación continua de los maestros —que ahora más que nunca van a necesitar para adaptarse a la nueva situación— equivalen a 109 pesos por maestro para todo el año. Esta cantidad alcanzará para el café y las galletas del primer curso, y eso es todo. Un país no debería exigirle a sus maestros adaptarse a la situación, cuando son los mismos maestros quienes financian sus requerimientos para poder impartir sus clases.

En nuestra investigación de campo pudimos ver que la gratuidad de la escuela pública ha sido muy deteriorada a partir de la pandemia, ya que la voz y datos (teléfono e internet) que han utilizado, tanto maestros como alumnos, para comunicarse lo paga cada quien con propios recursos. No se hizo ningún esfuerzo público ni privado para que el servicio fuera gratuito, como en otros países. Ni siquiera se ofreció algún descuento en las tarifas de internet a los maestros o a las familias para que sus hijos pudieran continuar con sus actividades académicas. Este trato sí lo hizo el gobierno con las televisoras, que funciona porque se hace una misma emisión para todo el país, pero es necesario contar con una televisión digital para poder sintonizar los canales en los que se transmite la programación de “Aprende en Casa”. Por tanto, aunque la señal llegue a todos los hogares, no es posible ver la transmisión si no se cuenta con una televisión digital o un decodificador. Esa falta de voluntad política —en la que no se brinda a las familias ningún tipo de apoyo y además se recorta de manera tan importante el presupuesto a la educación— dice mucho del proyecto de país que se tiene y de qué importancia se le da a la educación de los niños.

¿Qué opinas del proceder de Delfina Gómez, la secretaria de educación?

Considero que este cambio de secretario de educación se dio en un momento muy inoportuno porque era cuando más se necesitaba consolidar y, sin embargo, pasaron muchas semanas en la transición. Creo que muchas de las acciones de la profesora Gómez han sido acertadas, pero está muy rebasada por la situación, tiene un equipo muy mermado y además ha tenido que estar realizando trabajos de gestión. La SEP pasó muchas semanas aplicando vacuna a los maestros —función que le correspondía a la Secretaría de Salud— y después desempeñando funciones como gestora de la infraestructura. Por supuesto que para reabrir los planteles es necesaria esta labor, pero se echa de menos que el equipo técnico —que sigue cambiando los planes de estudio— esté llevando a cabo los trabajos para esta fase.

Tenemos planes de estudio que hace años han estado mal —por ser tan extensos—, están bien escritos pero son inalcanzables en las 190 jornadas escolares que se tienen en cada ciclo, y ahora menos que nunca se necesita un temario. Siempre existe la posibilidad de aprender, da igual si el ciclo de la clorofila se aprende a los 10 o a los 14 años, pero si no se aprende a leer a los 9 años, se quedará imposibilitado para un aprendizaje más significativo para el resto de la vida. Si no se desarrolla la autoestima, si no se desarrolla la capacidad de trabajo en equipo o de empatía en esos primeros años, el resto del aprendizaje que se obtenga quedará sustentado sobre una base muy endeble.

Creo que hay esperanza, en el sentido de que Delfina Gómez, es una persona que conoce muy bien la vida cotidiana de las escuelas, pero creo que necesita apoyo de un equipo técnico más fuerte, mayores recursos y evitar esas intervenciones de “micro manejo” del Presidente —como sucede actualmente en muchos campos de la vida nacional— que hacen que por una ocurrencia, todo el ministerio del país tenga que trabajar en una única línea y se postergue lo que es fundamental.

El hecho de que el equipamiento de las escuelas esté tan deteriorado se debe a que en 2019, mediante la Ley General de Educación, se abrogó la Ley General de Infraestructura Física Educativa y se extinguió al INIFED, que era un equipo técnico especializado en el tema. Ahora, el mismo equipo genérico de la SEP tiene que ser contratista de obra, en lugar de estar marcando el rumbo académico de la enseñanza, que incluye a maestros y estudiantes.

¿Crees que la educación sea una prioridad en la agenda del Presidente?

No, definitivamente es muy claro que no! En incontables ocasiones su percepción de éxito educativo consiste únicamente en que no haya protestas por parte de los maestros. En varias ocasiones ha dicho: “vamos bien en educación, porque ya no hay las protestas que había antes”, lo cual además no es verdad, ya que sí hay protestas. En Michoacán, los maestros siguen tomando las vías del tren y buena parte de las escuelas normales están hechas un desastre —de nuevo también por conflictos internos, por intervenciones políticas y por falta de presupuesto. Por lo tanto, podemos ver que para él no es prioridad.

Ahora adoptó una nueva obsesión: “Hay que abrir las escuelas porque es el segundo hogar” y lo repite en cada conferencia. En principio es cierto, pero no pone los medios para que eso ocurra. No hay ningún paquete de rescate educativo, no hay ninguna medida emergente de nueva inversión. Es muy claro que la educación no es su prioridad.

El único de los proyectos del gobierno que se acerca mínimamente a ser una prioridad educativa es “Jóvenes Construyendo el Futuro”, pero está muy muy acotado a la oportunidad de involucrarse con el trabajo y ver si posteriormente son contratados en ese mismo lugar o siguen estudiando. Fuera de ese programa, que es el único más o menos relacionado —aunque no directamente con educación—, no existe la convicción de apoyar la educación, salvo en sus continuas declaraciones de amor a los maestros. Sin embargo, en la práctica, en casos concretos, como sería invertir en su formación, no existe la más mínima intención. Las escuelas de tiempo completo perdieron su condición de “tiempo completo” y muchas decisiones que se han tomado resultan totalmente opuestas al desarrollo educativo.

¿En qué nivel de educativo consideras que las condiciones sean menos favorables?

Es difícil poderlo determinar, pero yo creo que quiénes están resultando menos afectados –en lo que va de esta administración y después del “tsunami” que ha sido la pandemia– son los sistemas de educación media superior, porque ha habido mucho más trabajo colegiado (proceso de toma de decisiones y definición de acciones entre docentes y directivos para la mejora institucional) y mucho más sensibilidad de la en casos concretos, como sería invertir en su formación, no existe la más mínima intención. Las escuelas de tiempo completo perdieron su condición de “tiempo completo” y muchas decisiones que se han tomado resultan totalmente opuestas al desarrollo educativo. ¿En qué nivel de educativo consideras que las condiciones sean menos favorables? Es difícil poderlo determinar, pero yo creo que quiénes están resultando menos afectados –en lo que va de esta administración y después del “tsunami” que ha sido la pandemia– son los sistemas de educación media superior, porque ha habido mucho más trabajo colegiado (proceso de toma de decisiones y definición de acciones entre docentes y directivos para la mejora institucional) y mucho más sensibilidad de las autoridades federales con las estatales.

Rumbo a las Aulas

Por otro lado, donde posiblemente radique el máximo riesgo es en el nivel Secundaria y en Educación Inicial. En Educación Inicial hay todo un proyecto que se deriva del artículo tercero de la Estrategia Nacional de Atención a la Primera infancia, la ENAPI, el cual ha quedado en puro texto. No sólo hubo un gran descalabro con el tema de las estancias infantiles, que de por sí tampoco eran espacio de aprendizaje, sino más bien de “cuidado” infantil, pero el desarrollo que en esos primeros años requiere un país está muy descuidado. No tiene recursos asignados, no hay nadie responsable ni con capacidad de decisión. La Educación Inicial es considerada como un nivel educativo, pero únicamente en papel. Antes era sólo un servicio, pero ahora es un nivel que debería tener la misma importancia que Preescolar, Primaria o Secundaria, pero no cuenta con equipo ni con financiamiento alguno.

Con el largo periodo de aislamiento por la pandemia, las familias que no tienen quien cuide a los niños, han optado por… “que sus hermanas grandes los cuiden”, lo que exacerba aún más el machismo, o “que los cuiden las abuelas” haciendo que esta etapa no sea considerada propiamente como una fase del desarrollo educativo. Por lo tanto, considero que la Educación Inicial es la que más ha sufrido. Es donde más servicios se han cerrado y menos oportunidades han tenido. Si ya en muchas ocasiones la educación inicial consistía exclusivamente en los medios que la familia podía ofrecer, habrá que imaginarse ahora con la familia empobrecida, enojada, confinada, que está teniendo que lidiar con el duelo y con la limitación económica, la situación de encierro incrementa las condiciones de maltrato y el estrés tóxico, además de que limita totalmente la atención que se brinda al desarrollo infantil.

Los estudiantes de Secundaria también se han visto desfavorecidos, porque como esta etapa es solamente de tres años, hay que tomar en cuenta que ahora la mitad de los estudiantes de secundaria, han cursado medio ciclo escolar en casa. Todos sabemos que la secundaria es un reto porque se pasa de tener un solo titular de grupo a interactuar con nueve o diez adultos, que cada quién tiene su propio carácter y criterio, y donde los profesores ni siquiera saben los nombres de sus alumnos porque tienen que ir corriendo de escuela en escuela a dar clase, y muchas veces con grupos mucho más grandes. Sin embargo, de cualquier forma la estructura de la escuela procuraba una cierta contención.

Rumbo a las Aulas

Estos jóvenes adolescentes son los más propensos al reclutamiento, al trabajo informal, a la delincuencia menor y a la delincuencia organizada, y las chicas son las que están en más en riesgo de sufrir abuso sexual. Considero que en esos dos extremos –en Secundaria y en Educación Inicial– es donde este largo periodo de encierro ha causado la mayor afectación.

Download WordPress Themes Free
Download WordPress Themes Free
Premium WordPress Themes Download
Download Best WordPress Themes Free Download
lynda course free download
download intex firmware
Download WordPress Themes Free
free download udemy course

Mariana Blanco