Horizontum - Finanzas y Cultura
Pandemia, una película que no termina Pandemia, una película que no termina
4
¿Recuerda usted cuándo asistió al cine por última vez?, ¿Qué película vio? ¿Qué compró en la dulcería?, si ya lo olvidó, no se preocupe,... Pandemia, una película que no termina

¿Recuerda usted cuándo asistió al cine por última vez?, ¿Qué película vio? ¿Qué compró en la dulcería?, si ya lo olvidó, no se preocupe, ni siquiera quienes realizaron la película hoy se acuerdan con certeza de muchas otras cosas: como el último contrato que firmaron, cuándo cobraron su último cheque, cuál fue su última escena, etc., así que si hoy ya casi olvidó hasta el sabor de las palomitas, no se preocupe, es total[1]mente normal y, es que parece mentira, pero ya pasó más de un año desde que llegó el Covid, el virus más terrible y mortífero que en la era moderna ha enfrentado la humanidad, afectando todo a su paso, desde la vida y la salud, hasta las cosas más cotidianas, como el cierre de las salas de cine, a su llegada la vida en el planeta cambió radicalmente, las muertes de las películas se salieron de las pantallas, este virus se metió por todos lados, los más afortunados hoy sólo viven con el miedo a contagiarse, para otros el final de la película terminó de la peor manera, producto de una criminal gestión de la pandemia.

Hace un año parecía que vivíamos en un mundo perfecto, aunque sabemos que no lo era, si acaso era un mundo más feliz y no siempre lo valorábamos, dábamos por hecho muchas cosas sin pensar que éstas se podían terminar y es que en esos momentos parecía ser que la vida siempre permanecería así, que nunca cambiaria, así como tampoco pensamos lo harían las video[1]caseteras, las máquinas de escribir o los carruajes tirados por caballos, claro que todas estas cosas tienen en común que desaparecieron para evolucionar y dar lugar a mejores productos y nuevas tecnologías, pero cuando esos cambios son forzados, cuando pareciera que su ciclo aún no se completaba o, al menos, cuando aún no estábamos preparados para enfrentarlos, las crisis suelen aparecer, pero así es la vida y la muer[1]te, generalmente deja ciclos incompletos, y hoy cuando miramos hacia atrás, la normalidad, como la entendíamos, hoy resulta muy lejana, como si hubiera sido en otra vida, como un flashback, como un sueño que nunca sucedió, donde podíamos abrazarnos, visitar a los amigos, a la familia, realizar cosas tan cotidianas como viajar, como ir al teatro, como ir al cine, sí, ese ritual que iniciaba desde que nos arreglarnos para salir, comprar los dulces y sentarnos en el mejor lugar para disfrutar de la película.

Pandemia, una película que no termina

El cine en casa

Por supuesto el hecho de que por ahora no podamos asistir a una sala de cine, no cambió el gusto de ver películas, lo que cambió fue la forma de ver el cine, el espectador simplemente buscó otras formas de verlo y al menos por un momento, olvidar esta crisis que enfrentamos. Desde el primer día en que cerraron todas las salas, y ante la sorpresa de los cinéfilos al ver cerrada la cortina del cine, cuando antes el mayor problema era encontrar boletos, de golpe el cine se mudó a nuestras casas, con las series de televisión, ahí, en nuestra sala, en nuestro espacio, en nuestros hogares.

Pero para el espectador ¿qué ha significado ese cambio?, ¿qué ventajas le ha significado esta crisis?, lo principal por supuesto es el evitar el riesgo de contagio para él y su familia, los riesgos de la delincuencia, reducir el costo de la salida, lo que incluye la gasolina, el estacionamiento, los boletos y por supuesto el que para la mayoría de las veces resulta ser el más oneroso: las compras en la dulcería, para nadie es una sorpresa el excesivo costo de los productos, lo cual no siem[1]pre se justifica dada la baja calidad de algunos de ellos, tal es el caso de los refrescos de máquina si los comparamos con los expedidos en cines de Estados Unidos o Europa, pero aún así sabemos que la visita a la dulcería tenía su magia y siempre estuvimos dispuestos a pagar por ella.

Pero más allá de lo anterior, en muchos casos el espectador también ha ganado la posibilidad de poder ver su película favorita con una gran calidad de imagen, incluso superior a la proyectada en el cine, las nuevas tecnologías 4K y 8K nos ofrecen hoy en día esa posibilidad, con una imagen y sonido más realista, y por supuesto las facilidades de una Smart TV que básicamente convierte a un televisor con un sistema operativo que permite hacer uso de diferentes aplicaciones y conectarse a internet, y de manera sencilla disfrutar las distintas plataformas que ofrece el mercado.

Para las plataformas, esta crisis ha provocado una mayor demanda de series y películas, y es que cuando una serie nos atrapa, no podemos parar, generalmente en un buen fin de semana podemos verla de principio a fin, por eso cuando una plataforma calcula que una serie podría durar varias semanas o meses, el espectador se encarga de dar al traste con dichos pronósticos y ver la temporada completa en una solo sesión, lo cual ha provocado que las plataformas no se den abasto para satisfacer la creciente demanda de sus espectadores y es que, además de las obvias restricciones y limitaciones para filmar, algunas plataformas como Netflix tienen la política de cerrar la puerta a los nuevos escritores y guionistas que no conocen, limitando la posibilidad de encontrar nuevas y atractivas historias, especialmente con producciones de calidad, porque aunque en apariencia la oferta es amplia, muchas de ellas dejan mucho que desear, especialmente para un púbico cada vez más exigente y que no tan fácilmente se deja engañar.

Pandemia, una película que no termina

Aún así, para las plataformas la historia es muy diferente, si alguien se ha visto beneficiado con esta pandemia es sin duda este sector, y es que ante la demanda de películas y series en televisión como resultado del confinamiento, tan sólo Netflix, la más importante plataforma de contenidos en televisión, logró, en el primer trimestre de la pandemia, duplicar sus ingresos a los conseguidos en el mismo periodo del año anterior en 709 millones de dólares y sumando 15,8 millones de nuevos suscriptores, en su último reporte, Netflix anunció que estos aumentaron a 200 millones, 30% más que en 2019, incluidos los 37 millones de personas que se suscribieron el año pasado, otras plataformas como Amazon Prime y Disney+, entre otras, intentan ganar terreno en este mercado, pero sólo podrá lograrlo ofreciendo más y mejores contenidos, lo cual beneficiará al consumidor el cual, como siempre, tendrá la última palabra.

Nueva Normalidad en los rodajes

El cine y las series comparten muchas cosas en común, la pandemia los ha enfrentado a problemas que nunca imaginaron y para los cuales no estaban preparados, no sólo en la parte artística, también lo es para enfrentar los costos que esta pandemia les ha implicado, las limitaciones para filmar hoy en día de son muy complejas, la concentración que requieren las actrices y actores para adentrarse en la vivencia de sus personajes, el día de hoy es interrumpida por distintas medidas sanitarias que nada tienen que ver con el trabajo actoral, por desgracia esta situación es inevitable, porque los riesgos de contagio es un fantasma con el que se convive cada día, las medidas sanitarias exigidas por las autoridades, los sindicatos y los productores mismos para evitar que su personal se contagie y ponga en riesgo su salud, y la película misma, son además de incómodas, muchas veces incosteables para una producción.

A pesar de que los mismos protocolos los obligan a trabajar con un personal técnico mínimo, (en algunos casos éste no puede exceder de 30 personas), esto no los libra de una gran cantidad de gastos, como la compra de, termómetros, caretas y cubre bocas los cuales son utilizados en todo momento, a excepción claro, del elenco que puede retirarlo al momento de la grabación, a esto hay que sumar los gastos como la sanitización de equipos y set de filmación, y por supuesto el más oneroso de todos: la compra de una gran cantidad de pruebas de Covid, cuyo costo va de los $500.00 en pruebas rápidas que detectan anticuerpos hasta los $3,000.00 en pruebas PCR, multiplicado por todo el equipo de producción y actores, representa gastos que por razones obvias no fueron contemplados en los presupuestos originales por haberse realizado antes de la pandemia, tan sólo la producción de la película “La Civil” que se filma en el estado de Durango, según datos de su secretario de Turismo, Eleazar Gamboa de la Parra, contrató más de mil pruebas Covid. En Europa, “La Casa del Caracol” invirtió en seis semanas de rodaje, 70,000 euros en medidas anti-Covid, donde al personal, dependiendo del lugar que ocupa, es sometido a pruebas PCR semanales o incluso diarias para los que están más próximos a los actores. En el caso de México, las medidas no son muy distintas, de acuerdo con la Comisión de Filmaciones de la Ciudad de México, “los protocolos que se diseñaron en colaboración con las autoridades sanitarias, empresas, casas productora y gremios del audiovisual mexicanos, han logrado que los rodajes sean “seguros”, poco a poco el personal se va acostumbrando a la nueva normalidad, el desinfectarse al entrar y salir de una locación, el uso de termómetros, los horarios escalonados en los servicios de alimentación, etc. se estima que actual[1]mente un veinte por ciento del total del presupuesto se destina a los protocolos sanitarios, pero esos sacrificios han valido la pena, el número de positivos en varias producciones ha sido “0”.

La crisis provocada en el cine por el Covid ha afectado de distinta manera a quienes trabajan en ella, para quienes están atrás o delante de las cámaras, la afectación ha sido menos drástica, a pesar de que la pandemia ha frenado el rodaje de muchas películas, técnicos y actores han conservado parte de su trabajo; una actriz por ejemplo, puede ser contratada indistintamente para hacer una serie o una película, pero detrás de ellos hay un sin fin de personas más, todas afectadas por la crisis, solo imagine usted la cantidad de personas que aparecen en los créditos de una película, muchos de los cuales siguen apareciendo en la pantalla cuando algunos de nosotros ya llegamos al estacionamiento del cine, según cifras de Forbes México “ésta es una industria de la que dependen 50 mil familias de manera directa, así como 150 mil empleos in[1]directos”, para todo ellos el drama de la pantalla ya llegó hasta sus hogares.

Pandemia, una película que no termina

Los Cines

Para los exhibidores la situación no es mejor, este sector en el que se encuentran quienes distribuyen y proyectan; es decir las salas de cine, que es uno de los sectores más golpeados, Forbes re[1]porta que antes de la pandemia, en un fin de semana promedio en el país se vendían 4.5 millones de boletos, para el mismo periodo en este mes de febrero, solo se vendieron 164 mil boletos, pero el comparativo que reporta Conacine es impresionante: “Durante 2020 se vendieron en todo el país 64.5 millones de boletos, contra los 350 millones que se vendieron en el mismo periodo en 2019, un 81% menos”, “Es una crisis sin precedentes para la industria, la peor de su historia, peor que durante las dos guerras mundiales”, dice Alejandro Ramírez, director general de la cadena Cinépolis, ante esta crisis los grandes estudios de Hollywood han tenido que recalendarizar algunos de sus estrenos en perjuicio de los exhibidores, y en algunos casos a llevarlos a las plataformas de streaming, como sucedió con Mulán y Soul de Disney +, ese ejemplo lo replicó Cinépolis con mucho éxito, al crear su plataforma Cinépolis Klic donde a través del consumo on demand para venta y renta de películas le ha reportado ingresos adiciona[1]les, los cuales ha complementado con eventos en vivo y conciertos, y es que en estos tiempos de crisis cualquier ingreso cuenta, incluso la venta de palomitas y productos de la dulcería a través de plataformas como Uber Eats para complementar los ingresos de la empresa, por desgracia estas medidas no ayudan a todos por igual, a cambio de permanecer bajo anonimato por miedo a represalias, un trabajador de Cinemex comentó que “después de que el área corporativa tomó la decisión de cerrar las 145 salas a principio de febrero, dado que es más caro mantenerlos abiertos, además de que no hay producto para vender pues los proveedores no han querido entregarlo por falta de pagos”, con un sueldo de 2300 pesos a la quincena que la pandemia redujo la mitad, obligo a él y muchos de sus compañeros a buscar otras opciones de trabajo, si esto sucedió con muchos directivos, la situación para otros trabajadores no fue mejor, hoy la chica de la dulcería o la que vendía boletos en la taquilla ya forman parte de las estadísticas de desempleo, las condiciones de reapertura no han sido lo exitosas que todos hubieran deseado, dependiendo del semáforo que aplica en cada entidad, en promedio los porcentajes de aforos van de 25% al 50%, pero no únicamente son los protocolos que dicta la autoridad, tal vez más complicado que eso será recobrar la confianza del público para regresar a las salas de cine, porque más allá de las medidas sanitarias que se implementen y por más efectivas que éstas sean, el miedo al contagio siempre será mayor, y esto sólo cambiará en la medida que las muertes y contagios vayan disminuyendo y la vacunación llegue a la mayoría de la población, lo cual no se contempla al corto plazo, dadas las políticas tan erráticas de quienes tienen a su cargo el manejo de la pandemia.

El Cine Independiente

Alejados de las grandes mansiones de Hollywood y los grandes capitales de los inversionistas, los realizadores del Cine Independiente tienen sus propios problemas, acostumbrados a una lucha desigual, las crisis no son nada nuevo para ellos, como anota la guionista Arantxa Luna: “La pandemia solo acentuó el abandono en el que ya se encontraba el cine independiente”, y es que levantar fondos para poder financiar una película siempre ha sido una tarea cotidiana, en un país donde existe un desprecio del Estado por la Cultura, incluido el cine, la lucha con o sin Covid es cosa de todos los días. El 6 de octubre pasado, con 242 votos a favor, 178 en contra y 7 abstenciones, los diputados de Morena encabezados por su líder Mario Delgado aprobaron en lo general la iniciativa para la desaparición de 109 fideicomisos, incluido FIDECINE, que sumado a la extinción de FOPROCINE, ha coloca[1]do al Cine en una situación desesperada. Ante esta situación sólo queda la posibilidad de levantar fondos a través de FOCINE con recursos muy limitados y las ONG´s, ya que los capitales privados no son opción, dado que es[1]tos siempre buscarán que su inversión sea redituable, y eso difícilmente lo lograrán fuera del cine comercial. La productora Mónica Lozano, presidenta de la AMACC, declaró: “La cultura no debe pensarse como un gasto. No es un adorno, no es un bien prescindible, desde el cine, podemos también contribuir en la construcción de un nuevo y mejor México. Los trabajado[1]res y creadores cinematográficos no somos el enemigo”.

Y es que los costos para realizar una película son increíblemente altos, aún más que los requeridos para producir una obra de teatro, un pro[1]ductor teatral puede intentar finan[1]ciar su obra con sus propios recursos, aunque en algunos casos eso le cueste todos sus ahorros o hasta su casa misma, para el cine independiente esto es prácticamente imposible, y generalmente sólo sucede cuando el productor excede los recursos asignados para el proyecto original.

Una de las razones por las cuales los costos son tan altos, es que los equipos de filmación hoy en día son muy sofisticados, como cámaras y equipo de audio, de tal suerte que la única forma de filmar es rentando estos equipos lo cual, aunque resulta más barato, no deja de ser una inversión considerable.

Pandemia, una película que no termina

¿Pero cuánto cuesta hacer una película de cine independiente?, algunas fuentes nos comentan que en películas de bajo presupuesto el costo ronda sobre los 5,000,000 de pesos, lo cual sólo incluye los gastos de producción, adicional a estos habría que añadir otros gastos, como los de publicidad, que suelen ser un pozo sin fondo, simplemente la renta de un espectacular, dependiendo de su ubicación, ronda sobre los $126,000 mensuales, por lo cual podría consumir hasta el 50% del presupuesto total de la película, lo cual es impensable para cualquier productor independiente, tal sería el caso de una película como Nudo Mixteco cuyo costo fue de 11 millones de pesos, en contraste con una cinta comercial, que solo para publicidad pueden contar con presupuestos cercanos a los 50 millones de dólares.

Por eso en el Cine Independiente siempre buscarán fórmulas para reducir costos, por ejemplo, es frecuente que directores y hasta los mismos acto[1]res donen su sueldo o parte de él para convertirse en coproductores, más por solidaridad que por negocio.

Pero ¿por qué es importante mantener el cine independiente?, Myriam Bravo actriz de cine nos comenta: “Su mayor virtud consiste en la libertad que te da para explotar la creatividad de la película, el cine independiente no es por encargo, no tiene un compromiso del tema, no está condicionado en el contenido y en la realización, lo que te hace mejor artista creadora y ser humano, te permite exponer temas rezagados, por eso la gran diferencia entre un producto y otro, con un fin comercial o no, aunque los independientes también quisieran que fuera masiva pero no es el objetivo principal, sino crear un pro[1]ducto artístico”.

Aún con tantas limitantes, los logros son más frecuentes de lo que uno podría suponer, y como botón de muestra está el caso de la película Nudo Mixteco, la opera prima de Ángeles Cruz, la cual aún en tiempos de crisis y pandemia logró el Premio del Público y Mención Especial del Jurado en el Festival Internacional de Las Palmas de Gran Canaria de Cine, España, el Premio del Jurado de Críticos en el Festival de Cine de San Francisco y ha sido seleccionada para representar a México en el Festival de Cine de Rotterdam, uno de los cinco más importantes a nivel mundial para el Cine Independiente, y al momento de escribir este artículo, nos ente[1]ramos resultó ganadora como Mejor Película en el Festival Mooov de Cine en Bélgica, por eso los verdaderos héroes de la película son quienes la realizan, donde lo importante no es el dinero, sino involucrarse en el proyecto, sólo su vocación y el enorme amor por lo que hacen, les permite continuar en la batalla, con o sin Covid.

Free Download WordPress Themes
Free Download WordPress Themes
Download Best WordPress Themes Free Download
Download WordPress Themes
udemy paid course free download
download intex firmware
Download Nulled WordPress Themes
udemy free download

Humberto Astudillo