Horizontum - Finanzas y Cultura
Futuro educativo. Asegurar el futuro educativo de tus hijos será tu mejor inversión Futuro educativo. Asegurar el futuro educativo de tus hijos será tu mejor inversión
4.5
La mejor herencia que podemos dejarles a nuestros hijos es su educación, ya que al estar mejor preparados académicamente, se les abren más y... Futuro educativo. Asegurar el futuro educativo de tus hijos será tu mejor inversión

¡Cuántas veces hemos escuchado y repetido “no hay mejor herencia que financiarles una carrera universitaria a tus hijos”! Como padres de familia sabemos que esto es completamente cierto, la mejor herencia que podemos dejarles a nuestros hijos es su educación, ya que al estar mejor preparados académicamente, se les abren más y mejores oportunidades para afrontar su futuro!

Partimos de la premisa de que la educación universitaria es la base formativa de todo ser humano y es el fundamento de la vida laboral y profesional de todo miembro activo de la sociedad; es decir, una educación universitaria genera enormes diferencias en las posibilidades laborales de los individuos.

En México, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 2.2 millones de adolescentes abandonan la escuela por falta de recursos económicos. Según cifras de dicho instituto, de cada 100 niños que ingresan a primaria, sólo 21 concluyen su educación media superior; y de estos últimos, menos de la mitad concluirán la universidad y obtendrán un título. La educación universitaria desarrolla el potencial de la persona y le permite servir a su sociedad. Los estudios universitarios no sólo enriquecen personalmente, sino también permiten ayudar y servir a otros mediante la práctica profesional. También se obtienen beneficios para toda la sociedad, ya que hay una relación directa entre nivel educativo y el nivel de pobreza de un país. Cuando en una nación hay más gente educada, menos pobreza habrá. Los beneficios de la educación universitaria son múltiples a nivel personal y a nivel social.

Esta situación nos obliga a reflexionar sobre la importancia que tiene brindarles a nuestros hijos una educación universitaria, pero también conlleva analizar el impacto económico que tendrá, así como las acciones que debemos llevar a cabo para ahorrar y prever a futuro, para que puedan finalizar sus estudios universitarios o de posgrado y logren sus metas y objetivos. El papel que desempeña la familia es primordial; varias investigaciones demuestran que aquellos hogares en los que se valora la educación, se estimula el aprendizaje y el conocimiento y se celebra el buen desempeño académico, los niños y jóvenes triunfan académicamente y tienden a seguir estudios universitarios. La educación universitaria es valorada en el hogar cuando los hijos, desde pequeños, escuchan sobre lo importante que es alcanzar este nivel académico. Por lo que considero que es fundamental motivar siempre a nuestros hijos a pensar en su futuro y a que se fijen como meta estudiar una carrera universitaria.

Los padres de familia jugamos un papel clave fomentando en ellos buenos hábitos de estudio y ayudándoles a planificar, para que cuando llegue el momento estén preparados para el desafío universitario. Es decir, aquellos que se desempeñan bien en la universidad es porque han desarrollado hábitos de estudio desde pequeños, en la escuela primaria, y luego en la escuela secundaria. Tener un lugar separado y silencioso para concentrarse y estudiar, visitar bibliotecas, investigar en internet, escribir y leer son algunos de los hábitos de estudio que preparan al joven para tener un buen desempeño en la universidad.

El panorama ideal sería preparar[1]nos económica y mentalmente desde que nuestros hijos son pequeños, para poderles transmitir lo importante y valioso que es esa gran toma de decisión… Mi padre decía: “Las dos grandes decisiones que tomarás en la vida son: qué carrera estudiarás y con quién te casarás! Esas decisiones que tomes, tendrán grandes repercusiones en tu vida, buenas o malas, según las sepas manejar.”

Muchas veces, los jóvenes sienten temor o se amedrentan frente a la idea de ir a la universidad. Una forma de vencer el temor es acudiendo a universidades cuando en éstas se presentan eventos públicos o asistiendo a sesiones de orientación que normalmente ofrecen. También puede ayudar el relacionarse con estudiantes universitarios y conversar con ellos acerca de su experiencia, y quizás asistir como visita a alguna clase en la universidad. El familiarizarse con la vida universitaria ayuda a disipar miedos y confusiones al momento de tomar la decisión de qué carrera estudiar y en dónde.

Planeando como costear los estudios universitarios

Uno de los obstáculos más comunes para un gran número de jóvenes que quieren continuar estudios universitarios es el COSTO. Muchos ni siquiera quieren intentar ingresar a la universidad porque piensan que no podrán solventar los gastos. Aquellos que piensan así, definitivamente nunca alcanzarán un nivel académico superior.

Una de las alternativas para obtener ayuda financiera y poder estudiar en la universidad son las becas por buen desempeño académico o las becas para estudiantes con habilidades deportivas. Algunas familias comienzan a ahorrar para los estudios universitarios de sus hijos desde que éstos son pequeños, para estar listos cuando llegue el momento de apoyarlos financieramente. Otra opción son los préstamos, y siempre está la opción de trabajar al mismo tiempo que se estudia. Lo importante es no darse por vencidos ante el desafío financiero que implican los estudios universitarios, planificar y buscar alternativas.

El seguro educativo, la mejor alternativa

Debido a las necesidades de la Sociedad y de los altos costos de las universidades privadas, las compañías asegura[1]doras se han dado a la tarea de diseñar diferentes productos destinados a este tipo de ahorro. Los seguros educativos son una de las opciones más recomendables debido a que, pase lo que pase, se puede asegurar el futuro de nuestros hijos, al poder contar con un seguro de vida que también protegerá su bienestar.

¿Qué es un seguro educativo?

El seguro educativo funciona como una forma de ahorro para la educación de los hijos, en el cual el titular hará el pago de aportaciones mensuales o anuales como el pago de una prima, cuyo monto dependerá de la meta establecida y de las posibilidades económicas.

La suma total del ahorro se le entregará al beneficiario al cumplir la mayoría de edad, y estará regulado para que se use en el pago de sus estudios universitarios y la manutención que sea necesaria para concluir de forma exitosa su formación académica. Si el dinero se canalizara por medio de instrumentos bancarios, lo anterior no sería posible, ya que el ahorro que[1]da inconcluso en caso de que el contratante –el padre, la madre o el tutor– quede inválido o fallezca.

De igual manera, este seguro sirve como una garantía de sustento económico, para que en caso de fallecimiento del tutor o proveedor económico, el beneficiario tenga un apoyo financiero para sus gastos de educación, aunque también puede ser usado en otros propósitos. Esto obedece a que la mayoría de este tipo de productos cuentan con una cobertura que se llama “Exención de pago de primas”, y tiene como finalidad que en caso de fallecimiento o invalidez total y permanente de los padres o tutores, automáticamente el seguro quede pagado, y el hijo pueda recibir la suma asegurada al cumplir la edad pactada en el contrato.

Por ello, antes de contratar es importante verificar que el seguro que se vaya a seleccionar cuente con este beneficio. Esto se tendrá que declarar en la póliza, y será el titular quien especifique los términos y condiciones de uso de este seguro para su hijo o beneficiario.

La suma asegurada podrá ser entregada en su totalidad o en pagos mensuales, según lo requiera el estudiante, dependiendo de la situación económica que pueda llegar a enfrentar en su vida diaria y familiar.

Cuando se cumpla el plazo que se eligió, se podrá recibir el ahorro para pagar la escuela. Este seguro educativo cuenta con la previsión para el caso de invalidez o muerte del cliente, por lo que garantiza que el beneficiario recibirá el dinero gracias al seguro asociado.

Cada empresa aseguradora ofrece diferentes coberturas, por lo cual es recomendable comparar entre las múltiples opciones que existen en este campo, pero esencialmente deberán tener tres componentes:

• Componente de ahorro: Son las aportaciones periódicas que se realizan.

• Componente de protección: Cubre riesgos que podrían afectar el cumplimiento de la meta de ahorro.

• Componente de inversión: El dinero acumulado genera un rendimiento, y con el tiempo se capitaliza para que éste no pierda su poder adquisitivo.

De igual manera, este seguro es un respaldo económico para que en caso de que llegue a faltar el padre, la madre, o el tutor o proveedor económico del estudiante, éste pueda contar con un apoyo para su manutención y para financiar el costo de su formación escolar, lo que le garantizará un mejor futuro y desempeño en su vida profesional.

¿Conoces las características del seguro educativo?

En México, este tipo de seguro para la educación varía en cuanto a sus características, dependiendo de la empresa aseguradora y del plan de ahorro que cada persona requiera. Sin embargo, por lo general suelen ofrecer las siguientes características:

• Sumas aseguradas de hasta 3 millones de pesos.

• Plazos de ahorro de 4 hasta 18 años.

• Costos personalizados, dependiendo la edad del contratante, monto asegurado y posibilidades económicas.

• Pagos mensuales, trimestrales o anuales.

• Posibilidad de cancelación en cualquier momento.

Futuro educativo. Asegurar la educación de tus hijos será tu mejor inversión
Futuro educativo. Asegurar la educación de tus hijos será tu mejor inversión

¿Por qué son importantes estos seguros?

Contar con un seguro de educación es, sin duda, uno de los servicios fundamentales que cualquier familia con hijos debe de tener, ya que en México lamentablemente son muy pocas las personas que tienen la cultura del ahorro, y mucho menos para la educación de los hijos, lo que pone en riesgo su futuro y desarrollo, en caso de que alguno de los padres llegara a faltar o tu[1]vieran dificultades económicas.

La educación requiere una cantidad de dinero que no es posible ahorrar de la noche a la mañana, por lo que planear con anticipación estos gastos debe ser crucial.

Por ello lo más recomendable es comenzar con este ahorro en una etapa temprana, y garantizar el poder contar con una suma suficiente para que al llegar a la mayoría de edad, nuestros hijos cuenten con la posibilidad de acceder a la mejor educación posible.

De todos los propósitos que hiciste para este 2021, sin duda, tus metas familiares ocupan un lugar importante. Si tu prioridad es el bienestar de tus hijos y poder ofrecerles un gran futuro, la mejor inversión que puedes hacer en beneficio de ellos está en su educación, mediante un seguro educativo.

¿Cuáles son los beneficios del seguro educativo?

  • El Seguro Educativo ofrece una gran cantidad de beneficios tanto para los padres que desean contratarlo para sus hijos, como para los beneficiarios.
  • Garantía de sustento económico para el estudio de una carrera profesional.
  • Posibilidad de usar los recursos en emergencias o para cualquier otro gasto deseado.
  • Posibilidad del tutor de establecer límites y condiciones para el uso de los recursos.
  • Apoyo en caso de desempleo para el titular de la póliza.
  • En caso de fallecimiento del titular, el beneficiario recibirá el 100% del monto asegurado.
  • Apoyos económicos mensuales, en caso de que el tutor llegue a faltar.
  • Costos y formas de financiamiento personalizables.
  • Asesoría financiera personalizada.
Free Download WordPress Themes
Premium WordPress Themes Download
Download Premium WordPress Themes Free
Download WordPress Themes
free download udemy course
download lava firmware
Download Premium WordPress Themes Free
udemy course download free

Ana García Salazar