Horizontum - Finanzas y Cultura
En pie de lucha En pie de lucha
La violencia, la inseguridad y la injusticia hacia las mujeres no pararon en la pandemia, y la lucha tampoco. En pie de lucha

La violencia, la inseguridad y la injusticia hacia las mujeres no pararon en la pandemia, y la lucha tampoco.

“Gracias a Dios no nací en ese tiempo ni en esos países” escucho decir a mi abuelita mientras hablamos sobre los polémicos casos de Juana “la loca” y la princesa Latifa de Dubai.  Pero aunque es cierto que en México las mujeres no vivimos una opresión tan marcada como hace algunas décadas o como en la mayoría de los países del medio oriente, la verdad es que a nuestro país le falta todavía mucho por resolver respecto a este tema.

La historia del feminismo en México se puede rastrear desde finales del Siglo XIX cuando se empezaron a propagar las ideas feministas, y a principios del Siglo XX, en el cual podemos ver los frutos de estas ideas. La primera movilización feminista registrada en nuestro país data de 1915, cuando sucedió El Primer Congreso Feminista en Yucatán que convocó el general Salvador Alvarado. En éste, aunque fue una iniciativa del gobierno, por primera vez las mujeres hablaron y discutieron abiertamente sobre políticas y derechos que les permitieran estar en igualdad de condiciones con los hombres. Este trazo histórico la primera base para el establecimiento de una participación directa y activa de las mujeres en el espacio público.

Más de 100 años después, la lucha no ha cesado, porque, si bien el movimiento ha logrado la igualdad para las mujeres ante la ley, la realidad difiere mucho de la utopía legislativa. México se encuentra dentro de los 20 peores países para ser mujer debido a la violencia, la inseguridad y la iniquidad de género que siguen existiendo.

“Yo protesto porque no conozco a ninguna mujer que no haya vivido acoso” “yo protesto porque cuando me pasó a mí sentí culpa” “yo protesto porque me da rabia y coraje tener normalizado alfo tan cruel y deshumano” “no nos felicites, responsabilízate de tus violencias” y “en pie de lucha porque vivas nos queremos” son algunas de las consignas feministas que con motivo del 8 de marzo están inundando las redes sociales, además de las ya muy reconocidas como #niunamás #undíasinmujeres.

Las mujeres tenemos derecho a estudiar, pero todavía no conseguimos el reconocimiento debido en las comunidades científicas y académicas. Las mujeres tenemos derecho al voto, pero en la política sigue habiendo muchos techos de cristal. Existen menos estigmas hacia las madres solteras o trabajadoras, pero la carga del hogar y de la familia se les sigue imponiendo a ellas. Las mujeres tenemos derecho de salir a las calles, pero no nos podemos sentir seguras en ellas.

Estas y muchas más son las razones por las que la marcha del 8 de marzo, el día internacional de la mujer, ha tenido auge en los últimos años, y por las que cada vez más mujeres se unen a marchar aun en plena cuarentena y en medio de una pandemia mundial. Las circunstancias no impidieron que los colectivos y las mujeres se organizaran. Todo México está expectante de lo que pasara, de los monumentos que serán injuriados, el gobierno incluso mando a poner un vallado que a estas alturas se convirtió en lienzo para escribir los nombres de las víctimas de feminicidios.

Sí, la marcha al igual que la lucha sigue en pie. Sin embargo, al ser conscientes de la situación, se han incorporado dinámicas que permitan participar a aquellas mujeres que no puedan asistir. Las maneras que se han fijado para apoyar el movimiento son:

  • Unirse a la protesta virtual subiendo una foto con la ropa y el cartel con el que marcharían y usando #8marzoenredes.
  • Hacer una donación a alguna causa u organización para mujeres con la que se sientan conectadas.
  • Ser parte de una reunión virtual, ya sea una llamada entre amigas para reflexionar sobre el tema y las maneras de seguir luchando, o asistir a una videoconferencia.
  • O pasar el día leyendo sobre feminismos, viendo documentales y escuchando podcast.

Estas actividades tienen el propósito de que sea un día lleno de reflexión, solidaridad y lucha para todas las mujeres y no sólo aquellas que tienen la posibilidad de marchar. Informarse, razonar y recapacitar son las mejores maneras de resistencia, pues así las ideas penetran y se abrazan con más fervor

La violencia, la inseguridad y la injusticia hacia las mujeres no pararon en la pandemia, y la lucha tampoco. Esta causa es más vigente que nunca y al igual que durante este último año se transformaron las formas de convivencia, trabajo y reflexión, las mujeres también nos adaptamos y vamos a seguir en pie de lucha desde la trinchera que nos toque: en 1915 las mujeres salieron a participar de manera directa y activa en el espacio público, ahora, en el año 2021, salimos a hacerlo en los espacios virtuales.

Download Best WordPress Themes Free Download
Download WordPress Themes
Free Download WordPress Themes
Download Best WordPress Themes Free Download
online free course
download samsung firmware
Download Nulled WordPress Themes
udemy free download

Aline Carrizal