Horizontum - Finanzas y Cultura
Empresas sintomáticas por Covid-19. Riesgos y contingencias Empresas sintomáticas por Covid-19. Riesgos y contingencias
No hay ecuación completa en la exposición al riesgo y, por si fuera poco, ahora se suma la soslayada posibilidad de un virus de... Empresas sintomáticas por Covid-19. Riesgos y contingencias

No hay ecuación completa en la exposición al riesgo y, por si fuera poco, ahora se suma la soslayada posibilidad de un virus de larga permanencia que presiona aún más la ecuación de la supervivencia empresarial, el Covid-19.

El empresario constantemente se encuentra acosado y subsistiendo muchas veces por necedad y necesidad. Cualquiera que lo sea sabe de lo que hablamos: nos presiona la competencia y la necesidad de dar cumplimiento a todo tipo de regulaciones y normatividades. Nuestro carácter de contribuyentes cautivos, y su consecuente impacto impositivo, nos mueve entre la marea de mercados, a veces veleidosos, y la necesidad permanente de innovar. El empresario también se sabe expuesto al embate de los elementos de la naturaleza o a los fenómenos meteorológicos y, por ende, catastróficos; además, está expuesto a otros eventos extremos como incendios o explosiones, por lo que requiere trasladar esos riesgos.

No hay ecuación completa en la exposición al riesgo y, por si fuera poco, ahora se suma la soslayada posibilidad de un virus de larga permanencia que presiona aún más la ecuación de la supervivencia empresarial. Así, hoy podemos hablar de empresas enfermas de COVID-19, las cuales hay que vacunar contra otros males.

Siguiendo esta analogía, así como sucede con las personas, las empresas sufren un proceso similar: algunas no enfermarán, pues tenían la ventaja de estar insertadas en economías inmunes, pero también están aquellas en el espectro opuesto donde el coronavirus dañó su ser, produciendo consecuencias negativas por la falta de ingresos. En este sentido, habrá algunas que sean más sensibles que otras al desbalance, decayendo en un abanico de consecuencias que van desde las parcialmente incapacitantes hasta, en los casos más complejos, las que ponen en riesgo de muerte y eventualmente propician su colapso total.

Las empresas que sobrevivan a la crisis podrán resultar fortalecidas, tal y como sucede con una persona que adquiere inmunidad ante el patógeno que le causó el malestar, sin embargo, también podrían quedar trastocadas de tal manera que cualquier otra contingencia la remate. Dejando de lado este forzado paralelismo, en términos financieros la contracción económica ha mutado severamente los resultados económicos futuros, siendo claro que ya no se podrá llegar a las condiciones que el empresario proyectó para el 2020. Los agentes de seguros hoy dirán que la empresa ya tiene una ‘preexistencia’.

En este sentido, si hoy el empresario fuese afectado por una condición externa diferente, como un huracán o un incendio, su exposición a las pérdidas financieras sería totalmente diferente a lo que proyectó hace nueve meses. Pero, en este caso, sí se pueden proteger ante las pérdidas financieras a través de seguros, a diferencia de lo sucedido con el paro por el COVID-19.

Actualmente, el empresario tiene muy poco tiempo para revisar y proyectar sus potenciales ganancias o pérdidas para el 2021. Si sufriera un evento catastrófico diferente, como un incendio, la oportunidad de mejora de nuestro paciente-empresa se torna sustancial en caso de que alguien pague la cuenta y pueda acudir a un hospital privado, mientras que para otros significará el recrudecimiento de su estado por tener que atenderse con sus propios recursos.

Un empresario visionario tratará de trasladar los riesgos que todavía retiene, por lo que le será indispensable actualizar su condición ante su asegurador. Ello se hará básicamente dando a conocer los cambios de giro, la inclusión de nuevas líneas de productos, la reducción o la mejora en las ventas, los cambios en las sumas aseguradas para los activos y los valores anuales para las pérdidas consecuenciales. Para un asegurador, de su derecho a conocer el grado de riesgo nacerá el interés o no de suscribir o mantener un negocio. Esto tiene como contraprestación la obligación del empresario de hacerle saber las nuevas condiciones que enfrenta.

Por eso, hoy es cuando conviene revisar ese posible futuro financiero a fin de evitar el pago innecesario de primas por declarar riesgos que realmente no existirán, sobre todo, los riesgos financieros de tipo consecuencial. En otros casos, servirá para lograr la reducción de la prima y analizar la entrada de nuevos riesgos, por ejemplo, en el transporte al sumar nuevos canales de distribución o incluso el mayor uso de tecnologías que requieren de otro tipo de coberturas, como son los ciberseguros.

Finalmente, a nivel mundial, las empresas han transitado en esta pandemia de Covid-19 desde la ventaja de un nicho inmune, pasando por una gripe, hasta llegar a un coma profundo en los casos donde no hayan ya fallecido. Todo esto en tan sólo seis meses, algo que no deja lugar a dudas como para no querer vacunarse contra otras enfermedades.

Más información: Mexico Claims and Risk Management, S. C.

Premium WordPress Themes Download
Free Download WordPress Themes
Download WordPress Themes Free
Download Nulled WordPress Themes
free online course
download huawei firmware
Download Premium WordPress Themes Free
udemy free download

Mexico Claims Risk Management, S. C.