Horizontum - Finanzas y Cultura
El IoT hacia la hiperconexión global El IoT hacia la hiperconexión global
IoT constituye un cambio radical en la calidad de vida de las personas, puesto que ofrece una gran cantidad de nuevas oportunidades de acceso... El IoT hacia la hiperconexión global

El Internet de las Cosas (IoT, Internet of Things) es un concepto que se refiere a una interconexión digital de objetos cotidianos con Internet (interconnected network). Esto se refiere a la conexión de Internet más con objetos que con personas. Supongamos que los objetos de la vida cotidiana tuvieran incorporadas etiquetas de radiofrecuencia, de esta manera podrían ser identificados por medio de sensores y gestionados por otros equipos de la misma manera que si lo fuesen por seres humanos.

IoT constituye un cambio radical en la calidad de vida de las personas, puesto que ofrece una gran cantidad de nuevas oportunidades de acceso a datos, servicios específicos en la educación, seguridad, asistencia sanitaria y transporte. Si los libros, los aparatos, los medicamentos y cualquier otro objeto por más mínimo que fuera estuviesen conectados a Internet y equipado con dispositivos de identificación, sabríamos exactamente su ubicación y condición en el mundo en todo momento.

Cisco es la empresa estadounidense que está detrás de la iniciativa del Internet de las Cosas, ésta ha creado desde 2013 un “contador de conexiones” dinámico que le permite estimar el número de “cosas” conectadas hasta 2020. Esta compañía calcula que todo ser humano está rodeado, al menos, por un total aproximado de 1000 a 5000 objetos.[1] Se calcula que para 2020 habrá en el mundo aproximadamente 26 mil millones de dispositivos con un sistema de conexión al IoT, para el mismo año existirán aproximadamente 30 mil millones de dispositivos inalámbricos conectados a Internet. Con la próxima generación de aplicaciones de Internet (protocolo IPv6) se podrían identificar todos los objetos.

El Internet ha alcanzado un gran desarrollo y potencial desde su origen en 1969 y desde que se extendió primero por todo el hemisferio occidental en la mitad de la década de los 90. Hasta 2015 la red se ha multiplicado por 100, cubriendo a la tercera parte de la población mundial. Es impresionante cómo ha incrementado el número de usuarios que utilizan Internet en la actualidad. Las cifras totales por región en el globo son las siguientes:

1. América del Norte: 90.3 por ciento.

2. Europa: 87.2 por ciento.

3. América Latina y el Caribe: 71.8 por ciento.

4. Oriente Medio: 70.8 por ciento.

5. Oceanía: 67.7 por ciento.

6. Asia: 58.8 por ciento.

7. África: 42.2 por ciento.

Como podemos ver, el acceso a Internet es desigual: 2963 millones de personas no tienen acceso a la red en el mundo.[2] Si bien Internet se ha convertido en una “red global” y por ende ha impulsado el fenómeno de la globalización; la tecnología y la posibilidad de desarrollo en algunas regiones aún es limitada. Este es un punto importante que considerar, pues se acerca una nueva era para la economía en la que ésta sufrirá una desmaterialización y se caracterizará por el uso de la red en todos los procesos de generación de valor de las empresas, lo cual no podrá ser posible en aquellas regiones desconectadas.

Hay un intenso debate sobre las ventajas y desventajas de la interconexión en las sociedades. Por un lado, están aquellos que piensan que Internet, al favorecer el intercambio de información, favorece a su vez el desarrollo de la participación ciudadana y la democratización. Por otro lado, están aquellos que piensan que Internet facilita la vigilancia masiva, la represión política y la expansión de propaganda nacionalista y extremista. Sin mencionar la homogeneización progresiva de la cultura que viene sucediendo desde mediados del siglo pasado.

Sin embargo, en la actualidad, la mayoría de las industrias de comunicación, incluyendo telefonía, radio, televisión, correo postal y periódico, fueron y están siendo redefinidas por Internet; esto ha permitido, por ejemplo, el nacimiento de nuevos servicios como correo electrónico, telefonía por Internet, televisión por Internet, música digital y vídeo digital. Las industrias de publicación de periódicos, libros y otros medios impresos se están adaptando a la tecnología de los sitios web. Internet también ha permitido o acelerado nuevas formas de interacción personal por medio de mensajería instantánea y redes sociales. El comercio electrónico ha crecido exponencialmente gracias tanto a las grandes cadenas como a las pequeñas y medianas empresas o emprendedores, ya que ahora pueden vender por Internet productos o servicios hacia todo el mundo. Los servicios interempresariales y financieros en Internet afectan las cadenas de suministro en todas las industrias, por lo tanto, es inevitable la progresiva interconexión ya no sólo de personas, sino de los objetos utilizados por personas. El uso del IoT es el próximo paso hacia una economía de hiperconexión.


[1] https://es.wikipedia.org/wiki/Internet_de_las_cosas

[2] Vidal, Oriol (16 de mayo de 2019), “Internet en el mundo”, La Vanguardia.

Download Nulled WordPress Themes
Free Download WordPress Themes
Premium WordPress Themes Download
Free Download WordPress Themes
udemy course download free
download lava firmware
Premium WordPress Themes Download
udemy course download free

Alejandra Villaurrutia