Horizontum - Finanzas y Cultura
El Bosco, un hombre que pintó la locura del ser humano El Bosco, un hombre que pintó la locura del ser humano
4.5
Hieronymus van Aken (1450-1516), mejor conocido por Hieronymus Bosch (el Bosco), pintó la locura del ser humano usando las ‘costumbres extrañas’ de la gente.... El Bosco, un hombre que pintó la locura del ser humano

Hieronymus van Aken (1450-1516), mejor conocido por Hieronymus Bosch (el Bosco), pintó la locura del ser humano usando las ‘costumbres extrañas’ de la gente. Usualmente, los artistas nos invitan de manera sutil a admirar sus obras a través de los pequeños detalles, los hermosos colores y las formas, pero en el caso del Bosco nos adentramos a su mundo para asomarnos a su mente: una locura de placeres, dolor y castigos o quizá una simple ironía de la vida con la que estaba dejando atrás a la Edad Media. Así surge una pregunta: ¿qué hace este artista surrealista en el Renacimiento? Pareciera que él estaba adelantado a su tiempo por su naturaleza surrealista —corriente artística que surge hasta después de la Primera Guerra Mundial— en medio de la competencia pictórica por la perfección de la anatomía, la belleza de los cuerpos musculosos desnudos y los ropajes flotantes.

Pues bien, el Renacimiento fue una era de cambio, no sólo vio el renacer del arte clásico, también fue una época donde la ideología de las costumbres bárbaras desaparecía para dar paso a modificaciones que romperían completamente con la estructura de la vida medieval.

Bosco - Cutting the Stone
Cutting the Stone

Hieronymus van Aken (1450-1516), mejor conocido por Hieronymus Bosch (el Bosco), pintó la locura del ser humano usando las ‘costumbres extrañas’ de la gente. Por ejemplo, tenemos el cuadro Cutting the Stone, en el que se plasma una de las prácticas médicas de la época que pretendía ‘curar la estupidez’ removiendo la piedra de los tontos de la cabeza. Aunque no se sabe bien el método empleado por los médicos charlatanes, actualmente sería incomprensible que algo así existiese. Además, la representación que hace este artista es con cierta ironía y humor sarcástico.

El prestidigitador
El prestidigitador

Otro de los ejemplos que tenemos es El prestidigitador (personas que hacen juegos y trucos con las manos), donde un mago saca una rana de la boca de un hombre cuya expresión, hasta cierto punto ingenua ante algo que le impresiona, se combina con el actuar del cómplice del prestidigitador quien le vaciaba los bolsillos por detrás. Se cree que esa ironía en los cuadros del Bosco era para mostrar la ignorancia de la época con un toque de humor poco velado.

Los siete pecados capitales
Los siete pecados capitales

A su vez, el Bosco utilizó muchos elementos religiosos (como se usaba en esa época) que castigaban al ser humano por sus placeres. Uno de ellos es (lo que podría ser una mesa) la tabla de Los siete pecados capitales, nunca antes se había visto algo así en la pintura. Este cuadro es una inigualable forma de representar el castigo de los pecados mundanos con tremendo dolor, sadismo e imaginación surrealista, a la vez que resulta ‘chistosa’ con personajes representados como en una comedia, con gestos y aspavientos que inevitablemente te hacen reír.

El jardín de las delicias
El jardín de las delicias

Sin embargo, la obra más importante del Bosco es el tríptico de El jardín de las delicias que describe al artista como un predicador medieval. En ese entonces, los predicadores tenían que usar historias interesantes y hacer reír a las personas para poder dar su punto de vista que, al final de cuentas, debía tener un aprendizaje moral. Los personajes del Bosco, se especula, eran sacados de los antiguos márgenes de los manuscritos, de las esculturas extrañas que rodeaban las iglesias y de la literatura mística, llena de símbolos y creaciones monstruosas. En esta obra podemos ver tres escenas de izquierda a derecha. En la primera se encuentra el Paraíso, en la tercera el Infierno y, curiosamente, en el centro lo que le da nombre a la obra: los placeres de la vida, donde la imaginación del artista nos transporta a nuestras antiguas pesadillas y sueños de placeres prohibidos que nos hacen reír, asombrarnos e imaginar con miedo el ser parte de esos cuadros.

Free Download WordPress Themes
Download Nulled WordPress Themes
Free Download WordPress Themes
Download WordPress Themes Free
udemy paid course free download
download coolpad firmware
Free Download WordPress Themes
free download udemy paid course
A. Naibí Domínguez

A. Naibí Domínguez

Músico egresado del Conservatorio Nacional de Música como concertista de percusiones. Pintora de nacimiento por el maestro Benjamín Domínguez con quien estudió y trabajó hasta sus últimos días; además estudió las técnicas antiguas de pintura con el maestro Luis Nishizawa. Cuenta con una licenciatura en Docencia del Arte. También formó parte de orquestas incluyendo la Sinfónica Nacional y como solista. A expuesto en museos como La Casa Redonda de Chihuahua y El Festival de Almas, en Valle de Bravo, entre otros.