Horizontum - Finanzas y Cultura
Carlo Doctoriarena. Recuerdos inexistentes y realidades alternas Carlo Doctoriarena. Recuerdos inexistentes y realidades alternas
Las obras de Carlo Doctoriarena evocan en el espectador recuerdos inexistentes y realidades alternas que nos ayudan a evadir las vivencias cotidianas... Carlo Doctoriarena. Recuerdos inexistentes y realidades alternas

Las obras de Carlo Doctoriarena evocan en el espectador recuerdos inexistentes y realidades alternas que nos ayudan a evadir las vivencias cotidianas

Es indudable que hay habilidades con las que nacemos y que se manifiestan en etapas tempranas de nuestras vidas. Algunas almas son tocadas, privilegiadas; tienen la capacidad de expresar de manera sublime los conceptos más abstractos de su existencia. Hablan de la persistencia de la memoria, de los sueños, de las realidades inventadas posibles, de los deseos. Imitan las fantasías con las que sueñan y las reproducen para que podamos hacerlas propias y poder fantasear con ellos en esos mundos de ensueño, que nos brindan una realidad alterna, paralela, a la que todos los seres pragmáticos vivimos día a día. Con sus obras nos comparten un poco de su visión para que podamos tener un remanso de la cotidianeidad que, en ocasiones, nos agobia.

La naturaleza, su primera fascinación

La que considero la mejor cualidad de un artista es la capacidad de evocar recuerdos perdidos, o incluso, inexistentes, en los espectadores de su obra y ese es el caso de Carlo Doctoriarena.

Originario de la Ciudad de México, desde muy temprana edad mostró interés por el arte y manifestó una extraordinaria habilidad para dibujar, siendo la naturaleza su principal inspiración. Sus primeras obras le ayudaron adquirir mayor complejidad en sus trabajos posteriores, hasta las obras actuales en los que se hace evidente la influencia de acontecimientos sociales, políticos y la exploración de sus pasiones.

Carlo Doctoriarena. Recuerdos inexistentes y realidades alternas

Sin mucha afinidad a las materias tradicionales impartidas en los colegios, devoraba con avidez cualquier cosa que estuviera en relación con el arte. La hacía propia de una manera tan natural, que parecería que era intrínseca a su persona. Se alimentó de arte y lo multiplicó de manera prolífica.

Todo evoluciona

En un principio se esmeró en imitar los precisos detalles de la naturaleza. Práctico y afinó el trazo. Estimuló el ojo y lo perfeccionó, y una vez teniendo los rasgos primordiales dominados se permitió experimentar formas y colores que eludieran a la naturaleza, pero imprimiendo en ellos su rúbrica personal. Una constante en la naturaleza es la evolución, y así como la naturaleza evoluciona, con ella evolucionó el arte de Carlo.

Ya dominaba con maestría la naturaleza, pero su ser se encontraba insatisfecho. Necesitaba explorar experiencias distintas a las usuales, algo que alimentara su ávido interés por experimentar nuevas sensaciones, vivencias inimaginadas, hasta entonces, que le mostraran nuevos horizontes, que le representaran un reto creativo. Movido por ese interés, se mudó a la ciudad de Nueva York. En búsqueda de aventuras desconocidas, de no permanecer estático, de mantenerse en movimiento, llegó a una ciudad que le ha permitido encontrar nuevas situaciones que sacien su constante curiosidad. El movimiento de “la ciudad que nunca duerme” le ha mantenido las luces encendidas, y ha resultado de un gran impacto para su trabajo creativo. Esta experiencia ha marcado su trabajo y se hace evidente con cada una de sus obras.

Carlo Doctoriarena. Recuerdos inexistentes y realidades alternas

Más allá de la evolución técnica que trajo consigo su migración a Nueva York, fue la evolución de la temática de su trabajo. Las interacciones sociales, el consumismo y la inherente energía política de la ciudad se ven reflejadas en obras más reales, incluso más crudas.

La búsqueda incesante de Carlo Doctoriarena

Cada una de sus obras conserva una línea estética que las identifica entre sí, como parte de un linaje que conserva rasgos en común, pero que a su vez identifica la individualidad de cada uno de los integrantes. Si bien mantienen similitudes, pero son completamente distintas entre sí, comparten un objetivo común: hacer que el espectador se detenga y reflexione sobre este mundo que se mueve y evoluciona más rápido que un abrir y cerrar de ojos.

Carlo Doctoriarena. Recuerdos inexistentes y realidades alternas

En esta constante búsqueda de experiencias y exploraciones de la naturaleza, las interacciones, sociales y las pasiones, es de esperarse que siga auscultando hábitos y costumbres inalienables de la humanidad, para plasmarlos en obras que nos hagan detenernos y pensar que lo único constante es el movimiento.

Su amor y pasión por su trabajo lo ha llevado a exponer en México, España, Suiza y Japón y lo ha llevado a colaborar con artistas increíbles como Til Linderman; además de formar parte de un tributo internacional a H.R. Giger.

Download Best WordPress Themes Free Download
Download WordPress Themes Free
Download Premium WordPress Themes Free
Download Premium WordPress Themes Free
free online course
download xiomi firmware
Download WordPress Themes
udemy course download free

Mariana Blanco